ClixSense

viernes, junio 30, 2006

Una gran pieza de teatro interior: "Autorretrato acodado"

Blogalaxia Tags:




-La reciente obra de poesía de Jorge Ortiz fue presentada por Virginia Ayllón este viernes 30 de junio, a horas 20:00, en la Virgen de los Deseos, la casa de las Mujeres Creando. Abajo va el prólogo que acompaña dicho libro. Durante el lanzamiento, Virginia ha calificado el poemario de varias maneras: "vómito de palabras" o "big bang poético"

1. Hay literaturas que se escriben desde el ombligo, para el ombligo y en función del ombligo. Autorretrato acodado, escrito a fines de 2005 por el dramaturgo y poeta Jorge Ortiz Sánchez (Tarija, 1956), es una de esas literaturas. Puro ombligo, nada más que ombligo, es decir, una grandiosa pieza de teatro interior.

2. Al igual que la Vía Láctea, en Autorretrato acodado hay como una especie de despilfarro de la poesía. Muchas imágenes, muchas metáforas y muchísimas triquiñuelas poéticas invaden el cielo raso de la página blanca.

3. Hay poetas que escriben con palabras, otros con líneas, algunos con el silencio, Jorge Ortiz Sánchez ha ideado su propia estrofa: escribe poesía desde la intermitencia de los adverbios y verbos castellanos. Sin disciplina, pero con pasión. Sin claridad, pero con insistencia. Sin orden, pero con la fuerza de las palabras.

4. En Autorretrato acodado alguien habla desde el esplendor de un lenguaje que se quiere la cópula del universo. Una voz sustantiva dicta su prédica, su bestiario y su zodíaco, sin escrúpulos, ejecutando tanto el instinto como la imaginación colectiva.

5. Antes que tipógrafo, Jorge Ortiz Sánchez es un imaginero o un pequeño animal de menudencias líricas en su papel de miliciano sustantivo e intelectual: “Aquí –escribe Ortiz Sánchez– la inocencia irracional abre sus puertas a cualquier escena”.

6. En ese contexto, el poeta en Autorretrato acodado describe una agonía profunda porque ha vivido la plena oscuridad de la ceniza (la finitud) o el provisional infierno de una persona encerrada en una botella.

7. Autorretrato acodado es un letra que eriza porque está escrita desde el ostracismo, desde la pérdida del habla, desde una plazoleta oscura, desde un infierno urbano, desde el enfermo imaginario, disidente y anónimo.

8. En Autorretrato acodado no hay escenas únicas, antes la comedia humana en su condición ultraterrena, doméstica e introvertida. Así como una mujer ciega con una balanza es alegoría de la justicia, y un esqueleto provisto de guadaña es alegoría de la muerte, el libro de poesía de Ortiz Sánchez es alegoría de nuestro barroco andino.

9. Jorge Ortiz Sánchez cree en una sola lógica figurativa y descriptiva adonde acaso no reconoce su destino universal y paceño: un lenguaje mudo que nace de la familiaridad de las palabras con lo cosmopolita y extraño. “Literatura de confección y mentiras piadosas”, la llama el poeta.

10. También esa literatura es para Jorge Ortiz Sánchez una palabra de aseo o limpieza personal. Es decir, para decirlo en plural como el poeta: los “papeleos de aseo íntimo en los cadáveres llenos/ de jardines babilónicos”.

11. Poetas de los buenos. Sí, Jorge Ortiz Sánchez pertenece a esa clase que excluye a las sanguijuelas de los premios literarios. Una sorprendente escritura que describe su estética contemporánea sobre el cadáver de la literatura boliviana.

12. Autorretrato acodado es un libro de envergadura y largura verbal cuya sola palabra anticipa una edad de oro para la literatura postrera. Es que Jorge Ortiz Sánchez aquilata desesperadamente un libro exhuberante o una plegaria cargada de futuro. ¿Cuál será? Un abecedario escatológico como el Apocalipsis, dice el poeta.

13. Tres oficios se han cruzado en la existencia de Jorge Ortiz Sánchez, la arquitectura, el teatro y la poesía. Diez años se dedicó a estudiar arquitectura en la Universidad Mayor de San Andrés; pero desde 1985 “únicamente” la dramaturgia adonde hizo carrera y devoción. Pero su secreta pasión parece ser la poesía.

14. El primer papel en cine de Ortiz Sánchez fue en Para recibir el canto de los pájaros de Jorge Sanjinés, luego en filmes como Cuestión de Fe de Marcos Loayza, El Triángulo del Lago de Juan Carlos Calderón, la serie de televisión Historias del vecino, de Fernando Aguilar, El día que murió el silencio de Paolo Agazzi, Tatuaje de Davide Sordella, obra que todavía no se estrenó, y El atraco, también de Agazzi.

15. El tarijeño Ortiz Sánchez ha publicado en poesía: El agua cóncava del ciego (1991), La vida (1999) junto al Teatro Grito y Autorretrato acodado escrito a fines de 2005.

K.

Pedidos de su libro a Plural Editores:
plural@acelerate.com