ClixSense

jueves, septiembre 06, 2007

Un poema de Emma Villazón


En su presentación en la XII Feria Internacional de Libro en la ciudad de La Paz.



- Del 21 al 31 de agosto se exhibió en el Centro Simón I. Patiño Santa Cruz la fusión entre artes plásticas y texto “un trabajo de interpretación de la realidad boliviana” (Brújula), con la participación de Ramiro Cucaracha y Emma Villazón, Natalia Gonzáles y Gary Daher, Carolina Sanjinés y Juan Claudio Lechín, Magenta Murillo y Ramón Rocha Monroy, Carmen Villazón y Homero Carvalho.

- La exposición será mostrada en Chile y Argentina entre octubre y noviembre próximos.

- El blog K. copia uno de los poemas, de la ganadora del 1er. 1er. Premio Nacional “Noveles escritores” de la Cámara Departamental del Libro de Santa Cruz, que fueron parte de esta muestra.

- La poeta nace en Santa Cruz de la Sierra, 1983. Escritora. Licenciada en Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales. Actualmente cursa la carrera de Filología Hispanoamericana en la UAGRM.

- Tiene un único libro de poemas “Fábulas de una caída” (Santa Cruz de la Sierra, 2007).

K.


La exhibición de los nupciales acercamientos entre las artes plásticas y los textos literarios.


Manos

Las manos de una mujer que no conozco son las mías.
No las ves; pero aún reconocerías el peso que carga
mi espalda. Es un bulto que declara mi deformidad:
la consecuencia de todo el amor
que he recibido. A él se debe
que a cada momento observe mis manos
y tenga que asegurarme de que sigo
en esta tierra, en este mundo.

Imagino que la mayoría de la gente
debe también mirarse seguido las manos
y acordarse de que está aquí.
Lo supongo: todos condenados
a no alejarnos, a no sufrir un accidente
o una enfermedad incurable que desgarre el cuerpo
con tal de no dañar a los demás.
Es una obligación que excede
las fuerzas de cada uno.
Sin embargo, no existe otro ser
que haya cedido tanto como una madre,
siempre rodeada de plantas carnívoras
arrojando pedazos de su propia carne,
entregándose con placer a la faena
de hundirse en un abrazo infinito hacia las bocas suyas.

Pareciera que no existe la libertad.

2 comentarios:

morenada nada dijo...

...nadie como las madres para saber que una sola sonrisa del hij@ paga toda la entrega. "SOLO EL AMOR CONVIERTE EN MILAGRO EL BARRO." S.Rodríguez.

Lloré con el poema MANOS.

K. dijo...

Si leyeras todo su poemario "Fábulas de una caída" entenderías y sentirías que Emma cuenta con una genuina sensibilidad poética que debe leerse con gratitud y apasionamiento.

K.