ClixSense

lunes, octubre 16, 2006

Murió el poeta Gonzalo Millán





- Sus restos fueron velados en la iglesia de Nuestra Señora de la Merced, en El salto 1502, Recoleta, ciudad de Santiago de Chile. El domingo 15, a las 15:00, se ofició una misa antes de la despedida definitiva.


- Sus amigos del sitio Letras.s5.com le han dedicado un homenaje verbal y visual, con poemas y postales de Sergio Badilla Castillo, Francisco Leal, David Bustos y Javier Campos.

-Incluso el blog de Luis Martinez ha posteado la despedida definitiva al poeta.

-El poeta Andrés Ajens envía un ramo verbal al poeta fallecido.


1. “Murió Millán”, me comunica brevemente mi amigo Andrés Ajens desde Santiago de Chile y quedo sin saliva.

2. Millares de imágenes se agolpan en la cabeza del ciudadano K. y todo el caos se ordena cuando la villa de Salsipuedes se torna límpida en algún punto de la memoria.

3. Sí, en esa dichosa serranía de Córdoba, Argentina, conoció K. a Gonzalo Millán (1947 - 2006), la tarde de un sábado llena de neblina y poesía.

4. Acostumbrado a la mansedumbre de la poesía, una de las manos de Millán extrajo de una bolsa de cuero su antología que fue a parar a las manos de K.

5. Después se prometieron volver a verse en Santiago o en La Paz, pero la lejanía o la distancia hicieron lo propio.

6. Alguna vez K. le envío una ligera entrevista por e-mail. Millán contestó a los pocos días y hasta agradeció el gesto.

7. “La teoría viral de Gonzalo Millán: ‘la palabra es para mi un 'pharmacon'", se denominó dicha entrevista que puede ser leída en el sitio Letras.s5.com.

8. Copio más abajo un fragmento de dicha entrevista que fue publicada en agosto de 2003.

9. ¿Quién fue Gonzalo Millán? Un poeta breve y sin ninguna pasión. Ni la poesía logró quitarle esa mansedumbre verbal a la razón. Escribió insuficiente y con claro dominio de cada palabra. Su célebre libro La Ciudad es célebre por la tautología de la objetividad poética. Su sello personal fue la descripción objetiva o visual.

10. Ha publicado: Relación Personal (Santiago, 1968), La Ciudad (Montreal, 1979), Vida (Antología, Ottawa, 1984), Virus (1984), Seudónimos de la Muerte (Santiago, 1984), Strange Houses: Selected Poems (Ottawa, 1991. Traducidos por Annegret Nill), Trece lunas (1997) y Claroscuro (2001).

K.



“La palabra es para mi un 'pharmacon'” (Fragmento de la entrevista)
-¿Cuándo escribió su primer poema y en qué circunstancia de su vida?
-Gonzalo Millán: Escribí mi primer poema a los trece o catorce años. Era un poema malo, breve y sentimental. Se lo mostré a mis padres que gustaban de la poesía y fue muy bien recibido y celebrado con una salvedad. El poemita empezaba con el ¡Oh! característico de la lírica tradicional, pero estaba mal escrito así ¡Ho¡ Lo cual lo convertía en una parodia humorística. Debido a ese error, que callé, mi primer poema fue recibido por mis primeros lectores como una transgresión antipoética.

-¿Por qué escribió un poema tan arduo como "La ciudad"?
-G.M.: El poema-libro La Ciudad es "arduo" quizás como dices, porque su tema más inmediato y reconocible es el de una ciudad latinoamericana que sufre la ocupación y la represión de una despiadada dictadura militar. Pienso que hay ciertos temas de carácter límite que es necesario abordar mediante formas extremas. Me parece contradictorio e inapropiado en algunos casos responder al horror mediante formas de belleza consagrada. En estos casos el tema no requiere la ilusión estética ni sublimadora del mal. Por el contrario necesita formas abruptas y consecuentes. Yo elegí la monotonía, la fatiga, la impersonalidad, el lugar común, la sentencia llana como un módulo, la repetición maquinal de lo idéntico como procedimientos. Sobrevivir a diario durante décadas a una tiranía y al exilio no es una experiencia amena ni divertida.

Poeta visual

-¿Cuánto cree usted eso de que es un "poeta visual"?
-G.M.: Yo me considero un poeta verbal y un poeta visual simultáneamente. Como poeta verbal tiendo a privilegiar la imagen. Como poeta Visual, o semiótico trabajo con otros códigos además de la lengua, con signos no verbales, el libro como soporte, la página como unidad que reemplaza el verso, con los signos gráficos impronunciables de la escritura, puntuación, comillas, cursivas etc...

-¿La brevedad es un don o una maldición en su poesía?
-G.M.: Ambas cosas dependiendo del momento. La palabra es para mí un "pharmacon" un humor venenoso y a la vez vacuna, enfermedad y salud. Tengo una teoría viral de la poesía que sostiene que es imprescindible la mutación permanente de contenidos y formas. La retórica ya establecida comúnmente posee carácter entrópico.



MILLAN MEW

Por Andrés Ajens

ronda
de niños

ronda
en la ciudad

bisiesta: todo es
ronda:

la anciana
testa

campos
minados

camino
de santiago

en millán
de la cogolla

con verseo o sin
berceo

la entre-
cortada lengua

por loŋko-
milla

ronda la
vida la muerte

átropos des-
de niña

[stgo., 15 octb. 2006]

3 comentarios:

Juan dijo...

Excelente entrada. Gran perdida.
Click

KuruPicho dijo...

Con verseo o sin von berceo, buen homenaje pa el autor de "Ciudad".

Anónimo dijo...

Querido Gonzalo,bueno... que más decir,conocí tu poesía aquí viviendo en Holanda,una antología descueve que los cabrones de la universidad no querían renovarme por más tiempo de inmediato..."Apocalípsis Doméstico",ese poema largo tuyo le saqué fotocopias y lo atesoro ahora entre las páginas de mi eterno libro de guitarra...Bacán que también te gustaban Los tres (olor a gas).En fin,que Chile se disuelva con la partida de espíritus libres como el tuyo.Y no dejes de descansar ahora y para siempre,en paz.